1. Tibet88

    Es sabido que Hitler ensayaba cuidadosamente sus discursos ante el
    espejo, como atestiguan las famosas instantáneas que de él tomó Hoffmann
    en su estudio fotográfico, en las que imita, con sus gestos y posturas, el
    histrionismo de los actores del cine mudo para conseguir hipnotizar a las
    masas de fieles que acudían a sus mítines y para provocar en ellos una especie
    de trance colectivo. Con él como actor y maestro de ceremonias, con Albert
    Speer y Leni Riefenstahl como escenógrafos, cada mitin se convertía en un
    acontecimiento sobrecogedor, un acto dramático y mítico que seguía una
    estricta y calculada liturgia: el discurso de Hitler, una suerte de gran monólogo
    teatral, de parlamento, era la parte central de un espectáculo colectivo en el
    que nada se dejaba al azar, en el que el ritmo y las pausas del discurso y del
    discurrir del acto eran perfectamente medidos, en el que los movimientos de
    la multitud eran coreografiados como un ballet, en el que la escenografía, con
    sus símbolos, con sus hogueras, con sus efectos de luces, con su música, con
    sus coros, componían un conjunto dramático que recuperaba unas formas
    que a ningún alemán resultaban ajenas.
    19 Florence de Mèredieu, Antonin Artaud dans la guerre: de Verdun à Hitler, (Paris: Blusson, 2014), 241.
    20 Walter Benjamin, “La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica. Tercera redacción”, en Obras.
    Libro I/Vol.2, trad. de Alberto Brotons, (Madrid: Editorial Abada, 2008), 85.
    21 Peter Adam, El arte del Tercer Reich, trad. de Antonio Prometeo Moya, (Barcelona: Tusquets, 1992), 44.
    FRANCISCO GONZÁLEZ FERNÁNDEZ- «QUIERO DESPERTARLOS»: EL GABINETE DEL DOCTOR ARTAUD
    Humanidades: revista de la Universidad de Montevideo, No 6, Diciembre 2019, pp. 95-128
    111ISSN: 1510-5024 (papel) – 2301-1629 (en línea)
    La nacionalización de las masas, como ha mostrado George L. Mosse
    en un libro así titulado, que llevaron a cabo los nazis fue posible porque
    éstos supieron apropiarse y empaparse de una tradición del espectáculo que
    tenía más de un siglo de antigüedad: no sólo la ópera wagneriana a la que
    Hitler consideraba como el espectáculo por excelencia y que, a través de los
    mitos germánicos, los símbolos y los festejos, fue clave para resucitar un
    nacionalismo emocional y religioso, sino también el Teatro del Futuro y el Thing,
    de donde los nazis tomaron el escenario no convencional, la coreografía, la
    participación colectiva, la sencillez formal y el culto a la nación. Pero, dado
    que estas representaciones eran insuficientes como marco para la formación
    de masas, los nazis se inspiraron también en los movimientos políticos
    colectivos, en los grandes festejos y en espectáculos como los típicos musicales
    americanos que tanto le gustaban a Hitler. Los actos multitudinarios de esa
    religión secular que fue el nazismo siguieron así una liturgia que procedía de
    unas expresiones colectivas y de unos espectáculos que el público alemán
    conservaba todavía en la retina: «La puesta en escena seguía siendo familiar:
    el espacio sagrado, los edificios que lo rodeaban, los efectos luminosos, las
    banderas y las llamas. El lema “Ningún espectador, sólo actores” se puso en
    práctica tanto mediante la creación de una atmósfera de culto compartida
    como a través de la participación activa»22. Y de este modo el país entero se
    convirtió en un escenario: «Toda Alemania se transformó en un teatro, el
    teatro de Hitler, con un público cuya asistencia estaba siempre garantizada»23.
    Y esta teatralización de la sociedad sería tan omnipresente bajo el nazismo,
    se infiltraría en tantos aspectos de la vida, que al menos en una ocasión la
    llegaron a aplicar incluso en un campo de concentración.
    Uno de los episodios más dramáticos (en el doble sentido del término)
    de esta teatralización se vivió en el gueto de Terezin (Theresienstadt), una
    ciudad fortificada de las cercanías de Praga en cuyo interior los nazis habían
    reagrupado a judíos sobre todo de Bohemia y de Moravia, pero también del
    resto de Europa, para explotarlos antes de enviarlos a los campos de exterminio
    de Auschwitz, Chelmo o Treblinka. Terezin: una antesala del infierno, un lugar
    de tránsito en el que las condiciones de vida eran ya de por sí aterradoras,
    pues los judíos aquí recluidos estaban hacinados, malnutridos y se pudrían
    de miseria. Pero de cara al exterior, oficialmente, Terezin fue una ciudadmodelo que el Führer había ofrecido a los judíos para que prosiguieran con
    su vida con toda comodidad. Theresienstadt fue un escaparate internacional
    22 George L. Mosse, La nacionalización de las masas, trad. de Jesús Cuéllar, (Madrid: Marcial Pons, 2005), 261.
    23 Peter Adam, El arte del Tercer Reich, trad. de Antonio Prometeo Moya, (Barcelona: Tusquets, 1992), 82.
    FRANCISCO GONZÁLEZ FERNÁNDEZ- «QUIERO DESPERTARLOS»: EL GABINETE DEL DOCTOR ARTAUD
    Humanidades: revista de la Universidad de Montevideo, No 6, Diciembre 2019, pp. 95-128
    112ISSN: 1510-5024 (papel) – 2301-1629 (en línea)
    que trataba de ocultar el horror que se vivía en la trastienda del nazismo, y a
    finales de 1943, cuando empezaba ya a intuirse la realidad de los campos de
    concentración y de exterminio, el partido nacionalsocialista autorizó a una
    delegación de la Cruz Roja a visitar Terezin para acallar las crecientes voces de
    indignación internacionales y mostrar de este modo las supuestas excelentes
    condiciones ofrecidas a los judíos.
    Terezin se convirtió así en un gueto Potemkin, una población embellecida
    para su exhibición, pues para preparar la visita de estos testigos oficiales se
    construyeron falsos comercios, jardines para niños, se reabrió el teatro, se
    procuró, en fin, remodelar el espacio a imagen de una ciudad normal. Claro
    está, con el objeto de reducir la superpoblación del gueto y de conservar
    únicamente aquellos individuos que estaban más sanos y presentables, un
    gran número de sus habitantes fueron previamente enviados a Auschwitz. El
    escenario estaba listo para que pudiera «ejecutarse» la representación, aunque
    para ello los actores, es decir los propios judíos del gueto, que habían sido
    engatusados con falsas promesas, cuando no directamente coaccionados,
    tuvieron que ensayar el encuentro hasta el más mínimo detalle. Es fácil
    imaginar la angustia que sintieron estos actores improvisados, condenados
    como estaban a representar una vida cotidiana de la que apenas tenían ya
    recuerdo, y que corrían el riesgo además de ser descubiertos en cualquier
    momento si a un niño se le ocurría gritar que el Emperador estaba desnudo.
    Visto desde dentro, el espectáculo no podía ser más trágico, y no
    sorprenderá por tanto que en su obra maestra Austerlitz el novelista alemán
    W. G. Sebald convirtiera Terezin en el agujero negro que había engullido todo
    el pasado de su protagonista, o que Juan Mayorga se inspirara en la visita de
    la Cruz Roja para escribir esa obra de teatro en el teatro que es Himmelweg. Y
    es que aquel día, el 23 de julio de 1944, Terezin fue el escenario de una obra
    dramática de una crueldad poco habitual. Y, a juzgar por los resultados, la
    función fue todo un éxito, pues los delegados, como se recoge en el informe
    oficial, no vieron nada raro a su alrededor, se pasearon por una ciudad
    tranquila donde había conciertos y espectáculos, donde los niños jugaban en
    los parques como en cualquier lugar del mundo libre. En ningún momento
    vislumbraron en las miradas de todos aquellos desdichados actores, dirigidos
    entre bambalinas por sus guardianes, una sombra de inquietud o una petición
    de ayuda para que les sacaran de aquella sórdida situación. Esta singular
    ceguera del Comité Internacional de la Cruz Roja resulta casi inverosímil,
    y causó verdadera consternación a Claude Lanzmann cuando al entrevistar
    en 1979 a Maurice Rossel, jefe de aquella delegación, este le aseguró que no
    FRANCISCO GONZÁLEZ FERNÁNDEZ- «QUIERO DESPERTARLOS»: EL GABINETE DEL DOCTOR ARTAUD
    Humanidades: revista de la Universidad de Montevideo, No 6, Diciembre 2019, pp. 95-128
    113ISSN: 1510-5024 (papel) – 2301-1629 (en línea)
    había tenido la menor sospecha de que todo aquello fuera una farsa y que,
    en consecuencia, no veía por qué razón tendría que arrepentirse de haber
    firmado su informe. El documental en el que Lanzmann convirtió esta
    entrevista, de obligado visionado, y gracias al cual lo sucedido en Terezin es
    mundialmente conocido, se titula muy oportunamente Alguien vivo pasa, sin
    duda porque en esta representación teatral a cielo abierto el único ser vivo
    que aún caminaba — aunque más ciego que Edipo— era el propio Maurice
    Rossel, pues los demás actores no vivían ya realmente, tan sólo hacían como
    que vivían, simulaban una existencia de la que habían sido desterrados, eran
    muertos vivientes que representaban una farsa, y a los que un paso en falso
    habría condenado a ser deportados a Auschwitz donde habrían acabado de
    convertirse en cadáveres ambulantes, donde en realidad, a pesar de todo,
    terminaron sus días.
    “El gran Teatro de la Crueldad”

  2. tras investigar encontré el fallo de la hora de los twets:Al final no había fallo en lo de los tweets del rey !!! , eso se debe a que el periodista de la agencia EFE no tiene configurada bien la franja horaria de su twiter! (por defecto es GMT-7:00 Pacific time USA) , en España es GMT+2 Madrid , por lo tanto diferencia es de 9 horas , por lo tanto 11:25 +9 = 20:25 el tweet estaba bien lo que pasa que los que veían 11:25 tenían configurada mal la franja horaria de su twiter!!! ( yo la tenía mal configurada, la dejé por defecto, ahora ya la cambié y me sale correcto la hora que es 20:25) . Lo mismo es aplicable en los demás tweets. Solo quería apuntar eso , lo demás todo ok, un saludo.

    • Anónimo

      Podría ser como dices… que un periodista de la agencia efe tuviera mal la hora y nos confundiera con un tweet, pero ¿como va a confundir ese tweet a todos los demas? mira en esta web crisiscast.com es una empresa que se anuncia y se dedica a esto mismo, gestión de tweeter included

  3. ¿Se sabe si verdaderamente hubo víctimas que lamentar? Cuando ocurrió di con el vídeo donde aparecía un hombre con la pierna doblada pero que anteriormente había una toma donde estaba bien (ese vídeo que comenta). Ahora al ver este vídeo puedo dar una explicación al acoso que sufrí al subirlo, siendo tal que eliminé la publicación.

Deja un comentario