¿Quién era Christine Chubbuck?

La carrera profesional de la presentadora nacida en Hudson, Ohio (EE.UU.) parecía subir rápidamente y con éxito. A los 29 años, ya lideraba un programa de televisión que se transmitía los domingos por la mañana en el canal 40 de la cadena WXLT TV (ahora llamada WWSB/Canal 7).

Sus compañeros la describían como “talentosa y entusiasta” en la noticia sobre su muerte publicada en el diario local Herald Tribune. Justo antes de su fallecimiento, había sido ascendida como directora de asuntos públicos de la compañía. Pero un día, Chubbuck hizo un comentario que alarmó a uno de sus colegas.

El periodista Rob Smith señaló al Herald Tribune que ocho días antes del suicidio, la periodista le contó que había comprado un revólver. Cuando le preguntó a Chubbuck por qué lo hizo, su respuesta fue:

“He pensado en traerla al programa y volarme los sesos en directo”.

“Era una chica problemática, pero también era muy joven. Todos éramos jóvenes”, le dijo a BBC Mundo su antiguo colega Steve Newman, quien con 21 años fue productor de su espacio televisivo y renunció al canal tres meses antes del fatal episodio.

christine-suicidio-tv-live-blog-dab-radio-wordpress.jpg

“Verán una primicia”

El entonces director de noticias del canal, Mike Simmons, declaró a los medios locales que encontró un guión con salpicones de sangre en el set de televisión donde cayó Chubbuck después del incidente.
La periodista había estructurado el programa entero, incluido el momento del suicidio, e incluso escribió el reporte posterior que se daría en el noticiero sobre su “rápido traslado al hospital, donde permanecería “bajo un crítico estado de salud”.

La policía embargó la cinta de video original como parte de la investigación, pero luego la cedieron a sus familiares, quienes decidieron destruirla.
A pesar de los intentos de la familia por dejar el episodio en el pasado, la muerte de Chubbuck continuó reviviendo en documentales y reportajes periodísticos.
La reconocida autora del diario estadounidense The Washington Post, Sally Quinn, escribió un largo perfil sobre la periodista el mismo año de su muerte, y la película ganadora del Oscar “Network” (1976) se basó parcialmente en su historia.

Recrear el shock

Cuatro décadas después, el estreno de la película “Christine” y del documental “Kate Plays Christine” -de los directores Antonio Campos y Robert Greene respectivamente- ha vuelto a despertar el interés en la figura de la presentadora.
Aunque un proyecto es de ficción y el otro es un documental que está centrado en la preparación de una actriz para el papel de Christine Chubbuck, los dos coinciden en que es pertinente seguir contando lo que sucedió.

Network – Un Mundo Implacable

La Película Profética 

Dirigida por Sidney Lumet en 1976, como decíamos arriba, esta película está basada en una historia real, el suicidio de Christine Chubbuck en directo, ante las cámaras y durante la emisión del programa que ella presentaba.

Sipnosis del film

Howard Beale, presentador de las noticias de la UBS, va a ser despedido debido a una considerable bajada de la audiencia desde los últimos meses. Es entonces cuando quiere decir a través de los medios lo que piensa de la sociedad americana y de la manipulación de los medios de comunicación.

El protagonista anunciará que en su próxima edición se suicidará en directo y esto, aumentará la audiencia. Desde este momento el protagonista se comienza a creer una especie de profeta. Esto sumado a su arrogancia hará que los ejecutivos del canal quieran deshacerse de él pero sin que la audiencia baje.

En primer lugar, podemos hacer una diferencia entre los dos tipos de sociedad según los programas presentados por Howard Beale, el noticiero y ‘El Show de Howard Beale’.

En el noticiario podemos encontrar una audiencia dentro de la sociedad de masas. La programación es rígida y la información es centralizada, al tratarse de un noticiario no puede salirse de las noticias importantes, indicadas y seleccionadas en producción.

En el noticiario se aplica un modelo difusionista para conseguir captar una mayor audiencia, algo que no consigue y por eso Beale iba a ser despedido. Esta audiencia es totalmente pasiva, es decir, que reciben la información sin participar lo más mínimo en ella.

Pero esta condición de espectador cambia cuando da su discurso en el que incita a todos a que griten por la ventana ‘estoy más que harto y no quiero seguir soportándolo’. El espectador se vuelve activo y participa en el contenido que reciben.

Las ideas de Howard Beale

En el primero en el que se sale del tono habitual, es para anunciar que se va a quitar la vida, delante de las cámaras. Esto está basado en hechos reales. En el segundo, simplemente argumenta su intención porque se le agotaron las majaderías.

En el tercero se le da un tono medio místico, pues oye una voz que le habla de “la verdad”. Y avanza la razón de ser el elegido: “porque sales en TV, tonto”. En el cuarto, habla de temas atemporales: crisis, precio del petróleo, bancos en quiebra. También habla de su condición de ser humano, por lo que la vida tiene un valor. Por último inventa el slogan que le hará famoso: “estoy más que harto y no quiero seguir soportándolo”. Además convence a la gente de gritarlo por la ventana. Acaba de demostrar el poder de convocatoria y  persuasión de la Tv.

En el quinto se produce el gran cambio. Ya es una estrella mediática: asiste enfervorizado público en directo; tiene un decorado mucho mayor, con  más cámaras y varias secciones de colaboradores. La audiencia ya se sitúa por encima de los 60 millones.

Este es el discurso más importante e influyente de la película. Comienza  con cifras estremecedoras: 3% lee libros, 15% periódicos…Todo la información que se recibe mayoritariamente es a través de la TV. Ello le confiere un poder enorme, capaz de arruinar carreras e  imágenes públicas. Pero lo más interesante es que confiesa que los comunicadores dicen lo que quieren oir  los espectadores; juegan con sus ilusiones.

Y el público se lo cree todo: come, viste y piensa según lo que les dice la TV. Para acabar recalca que la TV es la ficción y los espectadores los seres reales. No al revés..

network-2-blog-dab-radio-wordpress

En el sexto se dedica a hablar del anonimato que se crea en torno a las grandes corporaciones y que conduce al gran poder de los petrodólares, que se han hecho con el control de muchas empresas en diversos campos. Se constata, también que el público repite las consignas que se le dicen como si fuera una letanía.

En el último, Howard Beale, ya ha sido convertido a la “economía cosmológica” de su jefe. Comienza afirmando que la democracia está enferma. Después describe a su país como un conjunto de cuerpos transistorizados, mecanizados como robots. Esta deshumanización los convierte en objetos fabricados en serie; programados; numerados; despersonalizados. Este mensaje no cala en la audiencia y por ello firmará su auténtica sentencia de muerte: metafórica y real, pues será eliminado para salvar el programa y la cadena.

Tres conceptos que podemos relacionar ente Network y las nuevas pantallas son: innovación dependiente del contexto, espectador inclinado y reclinado.

El primero, innovación dependiente del texto, hace referencia a que los cambios en los medios de comunicación requieren un determinado contexto social y cultural que condicione la innovación. En la película podemos encontrar este concepto en el nuevo programa que hace la USB alrededor de la figura de Howard Beale, que acapara audiencia de jóvenes edades debido a sus discursos de carácter crítico hacia el control de los medios de comunicación.

El segundo, espectador inclinado, un tipo de espectador que actúa en potencia a partir del mensaje que recibe. Esto podemos verlo en la película en varias ocasiones, dos en concreto.

La primera es cuando Beale les dice a sus espectadores que se asomen a la ventana de sus casas y griten ‘estoy más que harto no quiero seguir soportándolo’, y para sorpresa de Schumacher, la audiencia le hace caso. El otro ejemplo es similar, solo que esta vez les pide que lo pongan por escrito y lo envíen a la Casa Blanca.

Y el tercero, sociedad-red, un nuevo tipo de sociedad construida principalmente por las nuevas pantallas. Como ya hemos mencionado antes en los ostros apartados, la sociedad-red es la audiencia del programa de ‘El Show de Howard Beale’, un programa que busca una interacción y participación con el público, algo que consigue por la influencia de su presentador.


Webs consultadas:

CINE Y MEDIOS AUDIOVISUALES – Artículo sobre el guión de la película
BBC La verdadera historia de la periodista que se suicidó en directo por TV.

www.pdf24.org    Send article as PDF